sábado, 20 de marzo de 2010

Llamado al Bronce. A Don Benito Juárez

Llamado al Bronce. A Don Benito Juárez

Mi voz es india, mi palabra seca,

y no encierra pasión ni fanatismo,

solo canta verdad y allí se obseca

no pronuncia el absurdo ni el abismo

y se sabe guijarro y se hace greca…

I

¡Oh Juárez! Que los ámbitos escombre

la arcilla de mi lengua Mexicana;

que el silábico canto se haga nombre

cuando encienda en la angustia Americana

el llamado imperioso de tu escencia

con mi grito de sangre y obsidiana…

*

Fue un ejemplo de cumbre tu existencia:

desde la choza humilde, del arado

del carrizo en monóloga estridencia

al disfónico giro del Estado;

del abrazo de milpas de la sierra,

del balar impaciente del ganado

a los ámbitos truncos de la tierra,

donde el hombre el gérmen de ambiciones

que dialoga la paz con voz de guerra.

*

En ti hablaron indemnes tradiciones

de la raza de bronce no vencida

bajo el yugo de antiguas vejaciones.

*

Tu sed de libertad –enardecida–

de un soplo te libró de la montaña

y supiste del pueblo, de su herida,

de su triste verdad, de su alimaña,

de la fuerza que sangra y que lo humilla

que es más secreta cuanto más lo daña.

*

La constancia –enraizada manecilla–

a través del insulto fue el camino,

fue la espiga horadando la semilla.

*

Y llegaste indomable a tu destino

a la sombra de un lar que no era el tuyo,

pues tu aliento viril de peregrino,

no anhelaba la paz, el manso arrullo

de enclaustrada oración, porque eras fuerte,

porque hablaba en tu ser doliente orgullo

de una raza que vió llegar la muerte,

que sintiéndose esclava, escarnecida,

en el tiempo venció su propia suerte.

*

Y ensanchaste la savia de tu vida

en el aula cordial de tu “instituto”,

en su augusta cantera amanecida,

que a la historia se brinda en nuevo fruto

madurando el presente su esperanza

sin contar con la angustia del minuto.

*

En las manos llevaste la confianza

al dolor de la Patria, de los mundos,

eras Ley y Justicia, no venganza.

*

Animaste tus gérmenes profundos

cuando el extraño ambicionó tu suelo

devolviendo sus pasos vagabundos.

*

Era entonces la Patria: Amargo duelo,

la ambición mutiló su faz de piedra

–águila herida en la mitad del vuelo–

tu estructura de bronce no se arredra

y el Derecho en tu voz fue abrazo enorme

ahogando la traición –potente hiedra–.

*

Y arribaste en la cúspide inconforme,

la Reforma del Pueblo fue tu grito,

pues deseabas un México uniforme;

el México anhelado, el infinito,

el que canta su paz en las verbenas,

en la espuma del mar, en el granito,

sin mordaza en la voz sin cadenas;

esa fue tu visión ese tu llanto

y creciste tu muerte de alas planas…

II

Voy a encender la noche con mi canto

porque vives en la sombra de lo incierto,

la vida del enigma y del espanto.

Si preguntan por ti, diré: ¡No ha muerto!

Porque vives en todo mexicano

en su hora de verdad y desconcierto,

porque en el indio, tu paciente hermano,

eres lluvia de fe en la cosecha,

eres impulso que germina el grano

de esta Patria que vive insatisfecha,

que sangra por la herida del costado

en el tiempo monótono y sin fecha…

*

Nos dejaste un ideal, lo han profanado,

los que nunca supieron de trincheras,

del sudor en la fiebre del sembrado,

del cansancio en las horas jornaleras,

los que elevan incienso a los extraños

y son eco de voces extranjeras

que predican la “Paz” y los engaños,

con la ignominia en la inconciencia humana

y convierten a los pueblos en rebaños…

*

Hoy mi voz al silencio donde moras,

se abre a tu oído: México te espera

con su llanto vertido en las auroras,

en la edad del acero, de la hoguera,

del átomo asesino que aniquila

y anuncia al mundo la verdad postrera.

Que se alumbre en la noche tu pupila

y el bronce de tu estirpe se haga grito,

convocación frenética de esquila,

que taladre en su vuelo de infinito

la dormida conciencia ciudadana

y la inconstancia del valor marchito…

*

Y no soy yo, es la angustia mexicana

la que turba los rumbos de tu gloria,

es la voz de la tierra americana

conmovida al minuto de la historia,

la que urge tus caminos de constancia,

la que invoca sedienta tu memoria,

Benemérito: ¡Vence tu distancia!...

Dr. Francisco Hernández Domínguez.

18 comentarios:

  1. este poema esta muy bueno

    ResponderEliminar
  2. me rife copiandolo para la tarea de mi sobrina jajaja! muy bueno la vdd! :S jaja! saludosS!

    ResponderEliminar
  3. tengo que aprendermelo todo para mañana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. igualmente pero yo toda para pasado mañana

      Eliminar
  4. hoy es mi presentacion dde este poema ;)

    ResponderEliminar
  5. yo me lo tego que aprender para decirlo en mi escuela

    ResponderEliminar
  6. Excelente poema. Grande Juárez.

    http://www.okendo.mx/

    ResponderEliminar
  7. melo tengo que aprender para el certamen benito juares

    ResponderEliminar
  8. yo lo tengo q decir en un concurso importanticimo
    desenme suerte :D

    ResponderEliminar
  9. MIERDA ESTA MUUY LARGO!

    ResponderEliminar
  10. yo no buscaba eso esta bien larga que flojera

    ResponderEliminar
  11. Sheet this tex is very large!!!!!!

    ResponderEliminar