viernes, 10 de febrero de 2017

ENRIQUE PEÑA NIETO Y LA BASTARDIZACIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS DE MÉXICO. YA NO TENEMOS EJÉRCITO.


ENRIQUE PEÑA NIETO Y LA BASTARDIZACIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS DE MÉXICO. YA NO TENEMOS EJÉRCITO. 
Giap Salvador Díaz.
Nacionalismo, Ultranacionalismo, Nacionalsocialismo, el término derivado de éste -Nazismo- son términos prostituidos por la plutocracias, detentadoras en sus momentos de los poderes fácticos; la finalidad ha sido confundir a sus enemigos de siempre, los desamparados económicamente, que por desgracia lo son también intelectualmente; han abusado de la nobleza e ignorancia de los pueblos para manipularlos a su antojo. Esto es lo que hizo el nazismo o Nacionalsocialismo el imperialismo britániconorteamericano con los nobles pueblos que fueron sojuzgados por las burocracias imperiales germanas; el instrumento de esas castas imperiales fue Adolfo Hitler, genuino hijo predilecto del imperialismo anglosajón. Este es el modelo que en los días que corren está aplicando el nuevo Führer, Donal Trump.
Noticias, versiones falsas son repetidas millones de veces hasta la náusea a la gente pobre; y ésta, como no ha tenido tiempo, no ha tenido tiempo para analizar, jamás cuestionará ni investigará, aun tratándose de asuntos que directamente la afecte. Dentro de este sistema llamado eufemísticamente capitalismo, a las masas sólo las programan para trabajar, consumir, comer y entretenerse; aunque esas necesidades tengan que ver con el problema fundamental del concepto de Nación y nacionalismo. A los pueblos les es anulada su capacidad defensiva de hacer análisis acerca del medio que le rodea. De éstas masas lúmpenes son reclutados los individuos para cometer atrocidades, actos de terrorismo, son reclutados por grupos delincuenciales como ISIS, cárteles del narco, reclutados por los mismos ejércitos del tipo del mexicano (dóciles a los dictados de EEUU), guarimberos de Venezuela o paramilitares en Colombia, todos al servicio del Imperialismo asentado en EEUU.
Las palabras tienen una connotación dependiendo de quién las pronuncie y en qué contexto son pronunciadas; no es lo mismo el término Nación por voz del “Perro Rabioso” –Srio. de Guerra de EEUU, James Mattis–, que el mismo término en el discurso analítico del sociólogo de la Universidad de NY Binghamton, James Petras.
En las últimas horas y días hay mucha información en las redes y en los medios en donde se menciona la palabra Nación. Los militares se hacen las víctimas y abogan en el Congreso de la Unión de México por una ley de supuestas Seguridad Interior, una ley de Seguridad Nacional. Abiertamente detrás de semejante aberración puede advertirse que se encuentra la monstruosa mano del Imperialismo Norteamericano a través de individuos siniestros, traidores y encumbrados del gobierno de México ¡Vaya esquizofrenia! ¡Vaya cobardía!
Con motivo de la creación de un muro en la frontera México- EEUU por criminal y arbitraria orden y capricho del ocupante principal de la Casa Blanca, en Washington, los políticos, y sus aliados, los plutócratas de México apelan al nacionalismo y a la unidad de los mexicanos ante los propósitos de D. Trump. ¿De cuándo acá estos grupos son nacionalista? Si la oligarquía "mexicana” se ha caracterizado por ser precisamente antinacionalista. La plutocracia de México desde hace mucho se ha caracterizado por ser precisamente el enemigo principal del pueblo y nación mexicanos ¿A qué se refieren los altos mandos militares de México cuando emplean el término "Seguridad Nacional, Seguridad Interior”? ¿Realmente utilizarán el término nación en un sentido decente y recto significativo de pueblo de México? ¿Es utilizado el término Nación como sinónimo de pueblo? ¿Acaso la palabra Nación es utilizada en el sentido que lo maneja Emanuel Sieyés en su obra “¿Qué es el Tercer Estado?”? La realidad es muy clara. Dicho término lo manejan como absolutistas al estilo de Luis XIV: El Estado soy yo, excluyendo a los pueblos, peroran “nosotros los plutócratas somos México, somos la Nación”.
El término Nación es manipulado para la planificación de acontecimientos macabros, depravados y sangrientos, como el ocurrido en Odessa el 2 de mayo de 2014, dentro del marco de las revoluciones de colores -golpes de Estado- perpetrado por el imperialismo con cabeza en Washington, EU, contra los pueblos de Ucrania en la guerra que lleva a cabo contra los Estados independiente como es el caso de la Federación Rusa exUnión de Repúblicas Soviéticas Socialistas, patrocinado y financiado por la CIA y la OTAN y ejecutado por grupos lúmpenes que abiertamente alzan la bandera del nazismo; varias decenas (50) de muertos, calcinados vivos dentro de una comandancia de policía, las víctimas personas que se opusieron al golpe de Estado. La propaganda occidental presentó los acontecimientos como acciones de hombres libertarios, revolucionarios y democráticos, ocultando la naturaleza del ensalzamiento de corte nazi de quienes cometieron dicho crimen. Detrás de ello los capitanes del stablishment polítcomilitarindustrial de los Estados Unidos, Barack Obama, Mr. Clinton, y sus operadores.
¿Qué es la nación, quién es la nación en Claudio X González y Lorenzo Servitje?
¿Qué concepto de nación le interesa a Salvador Cienfuegos, Secretario de la “Defensa” de Enrique Peña Nieto, acaso, un concepto de nación que junto al de seguridad piense en proteger a los indios de México, de las perversidades de los imperialismos y sus lacayos en México? ¿Cuida el ejército mexicano al pueblo de México? No, no lo cuida, pero sí se asume como si fuera un ejército del pueblo, como si actuara a nombre del pueblo, a nombre de la Patria; pero lo que hacen en realidad es salir a las calles a atentar contra el pueblo, al que imponen miedo, causan enojo y coraje con su presencia, el pueblo ya conoce al ejército “mexicano”; en general sus cuerpos represivos obviamente no gozan para nada de buena fama, de buena reputación; todos sabemos que se trata de un ejército represor entrenado por EEUU, la OTAN e Israel y que están para cuidar con sus rifles y tanques los intereses de las plutocracias y que la mayoría de la población vive aterrorizada y que además se pudre en la pobreza; esta gran masa de desposeídos (como las llama el Che Guevara) sí son la verdadera nación, aunque no estén conscientes de ello.
En los días que corren, el Gobierno Federal mexicano en lugar de organizar al pueblo de México para la defensa de la Nación, para la defensa de su Soberanía y dignidad ante los embates contra su soberanía, las Fuerzas Armadas de México no se dedican a ese cometido, sino a servir al imperialismo norteamericano y plutocracias criollas, para aterrorizar al pueblo de México, ahora bajo la cobarde pretensión, de querer tener un estatuto absurdo e ilógico para servir de policías, papel que de ninguna manera corresponde a las Fuerzas Armadas. El papel que corresponde a un ejército genuino solamente puede ser aquél que garantice la Soberanía de México frente a los desafíos y asechanzas de las potencias y fuerzas extranjeras, y no reprimir y perseguir a su propio pueblo. Ello significa ser traidores a la Patria Ahora resulta que México, como un país de cuarta categoría, como un Estado fallido, ya no tiene Fuerzas Armadas, puesto que éstas ahora desempeñan el papel de policías. Véase a lo que conduce el capitalismo ramplón y dependiente que padecemos. Todo Estado digno y soberano tiene enemigos poderosos. Lo que acabamos de exponer es lo que significa la política exterior y defensa de Enrique Peña Nieto.
Los movimientos ultranacionalistas no han disminuido, han crecido y son financiados por los gobiernos y oligarquías occidentales; se trata de bandas delincuentes, lúmpenes reclutados y adiestrados por las agencias de inteligencia del imperialismo norteamericano para cometer terrorismo, bastardeando el término Nación…. Corrompiendo los verdaderos sentimientos nacionales que son los de conservar la cultura, la independencia, el desarrollo en términos decentes, en favor de los intereses colectivos antioligárquicios, antiimperialistas, en contra del concepto torcido de nación o de nacionalismo chovinista, que recluta a matones a sueldo, a mercenarios para asesinar a pobladores indefensos, para planificar guerras fratricidas, en donde quien se beneficia son los plutócratas. Los Ayotzinapas, pues.
El gobierno de Trump está compuesto de adoradores de la esvástica nazi, de supremacistas blancos europeos que desde que llegaron a este continente han causado daños irreparables en los territorios de las Naciones indias, de Quetzalcóatl, como los Siux, Apaches, Cheyenes… y se los siguen causando, de igual forma a las naciones indioafrocaribelatinoamericanas, del Río Bravo hasta la Patagonia, estos mismos supremacistas Polkos que en el Siglo XIX arrebataron al pueblo mexicano más de la mitad de su territorio, por supuesto que con la ayuda de las oligarquías parásitas locales de aquel entonces, en esencia igual a la actual –Enrique Peña Nieto– que apelan al nacionalismo de manera hipócrita y vana ¿Qué programas nacionales antiimperialistas –téngase en cuenta en estos aciagos momentos creados contra México por el peligroso, paranoico, egocéntrico y descontextualizado energúmeno supinoignorante y necio en extremo, a quien en mala hora le fueron entregadas las riendas del Imperio–, ha ya preparado el gobierno de Enrique Peña Nieto para enfrentar eficazmente a semejante calamidad? Es necesario tomar el ejemplo de China, la de Mao Tse Tung, y del Irán de los Guardianes de su Revolución para hacer frente a la barbarie, al gorila plutócrata del Norte, archienriquecido y enloquecido con el trabajo de los millones de explotados indocumentados mexicanos y centroamericanos, por él y los de su clanes rateriles, en los Estados Unidos. El Muro o Gran Muralla antimexicana de Donald Trump viola el derecho internacional, viola el derecho de las fronteras nacionales, viola el derecho de México y sus sagrados intereses, viola las fórmulas vigentes en las relaciones de países civilizados del buen trato, de las consideraciones recíprocas y del respeto mutuo; y Enrique Peña Nieto y su Ejército y marinos no hacen absolutamente nada para contrarestar la grave afrenta, para plantear las controversias internacionales que correspondan para impedir la construcción del Muro irreverente y poner un hasta aquí al gorila entronizado en Washington; por ello constitucionalmente EPN no representa ni a México ni a los mexicanos.
El concepto de nacionalismo decente, correcto, es el de los pueblos latinoamericanos, que hacen frente al exterminio de Estados Unidos, y los países imperialistas que alzan la bandera de la globalización, eufemismo para ocultar sus atrocidades. La bandera de Donald Trump de los Estados Unidos Primero, de volver dicho país a ser grande de nuevo y de buscar la grandeza de la Nación norteamericana no es más que una patraña en boca de un demagogo.
El concepto de Nación Bolivariana es contrario al plan genocida de EEUU. Se trata de un concepto de nación vinculado al ideal Bolivariano, al ideal de Simón Bolívar, el de la unidad de las Naciones indiolatinoamericanas originarias, el de la unidad de los pueblos que han sufrido y luchado contra la conquista europea.
Es el concepto de nación que tratan de destruir y prostituir Estados Unidos y sus oligarquías títeres locales bajo diversidad de métodos, en diversidad de trincheras como en las academias o bien en el ámbito jurídico, en donde podemos ver a unos altos mandos del Poder Judicial Federal, ministros de la Suprema Corte podridos en la billetiza mal habida, ladrones a costa de los cargos oficiales que deshonran, con su labor de zapa para la bastardización de la nación mexicana.

No nos queda más que como dijo el Padre de la Patria Don Miguel Hidalgo : seguir en la lucha e “ir a matar más gachupines”, la lucha contra la ignorancia, la pobreza, las injusticias y las miserias del sistema de explotación que nos han impuesto los tiranos .
Oaxaca, México, febrero 2017 // benitojuarezquetzalcoatl.blogspot.mx
¡¡ POR EL BIEN DE LA PATRIA DIFUNDIR ESTE TEXTO!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada